Perdonar de Corazón

soportándose los unos a los otros y perdonándose los unos a los otros, cuando alguien tenga queja del otro. De la manera que el Señor los perdonó, así también háganlo ustedes.



Todos los seres humanos cometemos errores porque somos imperfectos (Romanos 3:23). Por eso es prudente perdonar a otros, porque, tarde o temprano, nosotros necesitaremos que alguien nos perdone. Además, si perdonamos, también nos beneficiamos nosotros. ¿Cómo?


Si estamos enojados y resentidos, y no perdonamos, en realidad nos perjudicamos. Esos sentimientos negativos quizás impidan que seamos felices, condicionen nuestra vida y nos hagan desdichados. Incluso pueden ocasionar serios problemas de salud.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo