Devocional

Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

Gálatas 5:13 Los horizontes de nuestro egoísmo empequeñecen cuando abrimos las puertas de nuestra libertad a los otros, a su vida, a sus problemas, a su mundo y dejamos que entren en nuestra historia sin cortapisas. Para ser libres es necesaria una buena dosis de sinceridad. Si los demás no tienen cabida en nosotros, quizá nos sentiremos bien y puede ser que la vida nos sonría, pero no podremos decir que somos libres, pues la libertad sólo es amiga de las vidas entregadas.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo